• slide_in04
  • slide_in03
  • slide_in02
  • slide_in01

Noticias

Somos lo que comemos: la calidad del aceite de oliva virgen extra

23/01/2020

Cada vez más investigaciones confirman la popular frase del filósofo y antropólogo Ludwig Feuerbach (1804-1872) en una de sus obras: «Los humanos somos lo que comemos». Y la calidad del aceite de oliva virgen extra no es una excepción a esta regla.

A lo largo de las últimas décadas se ha constatado que el tipo de alimentación no influye solo en nuestra salud física, sino que también lo hace en su vertiente psíquica, en las neuronas y en nuestras capacidades cognitivas.

Aunque aún no hay una verdad absoluta, los científicos se apoyan y trabajan en sus evidencias, tales como que la dieta afecta al estado de ánimo puesto que nuestros cerebros necesitan nutrientes para funcionar. Además, los alimentos que ingerimos tienen influencia directa sobre otros factores que pueden afectar el estado de ánimo y la cognición, como el intestino y las bacterias intestinales, la síntesis de hormonas, neuropéptidos y neurotransmisores. Así, una dieta pobre provoca un empeoramiento de los trastornos del estado de ánimo.

Estas conclusiones de la comunidad científica ya no pasan desapercibidas en la población en general, y está suponiendo un quebradero de cabeza para las marcas alimentarias, pues se han visto obligadas, muchas de ellas, a adaptarse al nuevo perfil consumidor: una persona preocupada por su alimentación.

De un tiempo a esta parte, la población ha tomado consciencia de la importancia de alimentarse bien y se han introducido movimientos sociales que buscan “rescatar” la importancia de nutrirse con alimentos no procesados (realfooding), o comer con atención, en especial valorando la calidad y el modo de cocinarlas. (slow food)

Integral, biológico, orgánico, sin lactosa, bajo en sal, gluten free, sin calorías son términos que han llegado para quedarse.

En este sentido, estos nuevos intereses y términos han provocado una promoción notable de los superalimentos, probióticos, prebióticos, dietas y suplementos con la promesa de optimizar nuestra salud.

Pero, ¡ojo!, no hay que olvidar que los productos comerciales lógicamente buscan un beneficio económico y, aunque cada vez existe un control más estricto y vigilante de la calidad, así como mecanismos que vigilan la veracidad de lo que se publicita, los consumidores aún tenemos que leer concienzudamente la etiqueta del producto y comprobar que la descripción de los mismos se ajusta 100% a la realidad.

melgarejo1okcopia

 

CALIDAD DEL ACEITE DE OLIVA VIRGEN EXTRA MELGAREJO

En Melgarejo, extra virgin no perdemos de vista el papel que juega el aceite de oliva virgen extra en la promoción de nuestra salud. Es la base de la dieta mediterránea, tan aplaudida por la comunidad científica por sus enormes beneficios para nuestro organismo. Pero, como ocurre con el resto de productos de alimentación, también hay que mostrar una actitud vigilante hacia lo que nos venden. Muchas marcas se han apropiado del término “virgen extra” para algunos de sus productos sin ser fieles a la realidad.

La calidad del aceite de oliva virgen depende de la calidad de la aceituna, así como de la calidad de los procesos relacionados: seguimiento del desarrollo y maduración del fruto, recolección, transporte, extracción, conservación, envasado y distribución del producto final hasta el consumidor.

Los parámetros organolépticos y fisicoquímicos se agrupan para establecer los criterios de calidad y pureza. Estos criterios son los que clasifican el aceite de oliva virgen.

Así, entre los criterios de calidad podemos distinguir algunos como:

Grado de acidez: el porcentaje de ácidos grasos libres con respecto al ácido oleico.

Índice de peróxidos: este valor determina la oxidación inicial del aceite de oliva virgen y el deterioro que pueden haber sufrido los antioxidantes naturales o los polifenoles, entre otros

Las características organolépticas del aceite de oliva son todas las percepciones que puedes ser captadas por los sentidos, centrándose en el olor y el sabor. La calidad del aceite de oliva se puede apreciar con sólo olerlo o degustarlo.

El aceite de oliva virgen extra Melgarejo es considerado por los expertos catadores de los paneles más exigentes, desde hace años, como uno de los mejores aceites de oliva vírgenes extra del mundo.

El profundo conocimiento del producto y de su elaboración así como la pasión por fabricar productos de calidad excepcional, han hecho realidad el sueño de producir aceites de oliva vírgenes extra exquisitos para los paladares más exigentes.