• slide_in04
  • slide_in03
  • slide_in02
  • slide_in01

Noticias

El Análisis Foliar

26/09/2017

calidad del aceite de oliva virgen extra

El análisis foliar, es la manera que tenemos para determinar la cantidad de nutrientes que han absorbido y la mejor forma de saber las carencias de los Olivos.

Por lo general el Olivo nos muestra su estado nutricional, ya sea equilibrado (vigor vegetativo, hojas de color verde intenso, óptima maduración del fruto …) o deficiente (pérdida de coloración de la masa foliar, escaso desarrollo vegetativo, disminución de producción …) señales que hay que saber identificar, interpretar y contrastar, mediante analíticas foliares y  junto con el análisis del suelo podemos detectar dichos problemas nutricionales y poder elaborar un plan de fertilización adecuado a sus necesidades.

La concentración de los nutrientes en los olivos no es fija, cambia constantemente. Para controlarlo es necesario tomar muestras de varios olivos  y de diferentes partes del mismo árbol.

Es muy importante tomar las muestras correctamente, siguiendo un protocolo.

¿Cómo se toman las muestras?

En primer lugar se selecciona la parcela a analizar, la cual se deberá dividir en unidades de muestreo, con iguales características tales como:

  • Tipo de suelo
  • Edad
  • Variedad

Las hojas se toman de la zona media del Olivo, tomando las hojas de la parte central del tramo. La cantidad media a recoger serán entre 50/100 hojas.

¿Cuándo se deben tomar las muestras?

El momento de recogida de las muestras es en el periodo comprendido entre finales de junio y principios de agosto, siendo preferible la segunda decena del mes de julio, periodo en el que mejor pueden detectarse los estados carenciales y en el que están determinados los niveles críticos. Debe transcurrir el menor tiempo posible entre la toma y su análisis, manteniéndose en el frigorífico hasta su entrega en el laboratorio.

Los parámetros óptimos

Los parámetros aconsejados para determinar los niveles nutricionales son:

  • Nitrógeno (N) Esencial en la fertilización del Olivar, con efecto rápido en la actividad vegetativa y el desarrollo del árbol, proporcionando un aumento de la producción. Es el nutriente más rentable en el Olivar.
  • Fosforo (P) aunque por lo general es poco frecuente la deficiencia de Fosforo en el Olivar, en Andalucía se puede observar bajos contenidos en fosforo en suelos ácido y calizos, deficiencias que pueden ser debidas a bajos contenidos asimilables en el suelo, produciendo finalmente una intensa defoliación en las ramas más viejas.
  • Potasio (K) Es recomendable que la fertilización potásica se realice cuando el resultado del análisis foliar sea inferior al valor umbral del 0’8%. Es importante prestar atención en los años de grandes cosechas, en los que se realizan grandes extracciones. Se recomienda mantener altos los niveles, para reducir los riesgos de deficiencia.
  • Boro (B) es en la época de la floración cuando el árbol tienen máxima necesidad de boro. Su deficiencia se manifiesta en una excesiva producción de zofairones (frutos pequeños y redondos, sin valor comercial).