• slide_in04
  • slide_in03
  • slide_in02
  • slide_in01

Noticias

cata de aceite de oliva

Cómo funciona una cata de aceite de oliva

13/04/2017

cata de aceite de oliva

Puede ser frutado, amargo o picante. Es capaz de transportarte a esos desayunos de la niñez, a un ambiente de lo más relajado y natural. Además, dos de nuestros cinco sentidos juegan un papel protagonista en el juego. Hablamos del aceite de oliva y más en concreto de una cata de aceite de oliva.

Tipos de aceite de oliva

El primer paso para hacer una cata de aceite de oliva es conocer los tipos de aceite de oliva. En la siguiente imagen podéis ver de forma muy gráfica y sencilla cuáles son los diversos aceites de oliva que podemos encontrar en el mercado de acuerdo al proceso de obtención:

aceite (1)

 

Sensaciones de los atributos del Aceite de Oliva

El sabor del aceite de oliva puede producir en el paladar del catador una serie de sensaciones más o menos agradables.

Así, el producto en boca de un catador puede tener un sabor frutado, que recuerda al olor y gusto de un fruto recogido en un buen momento; frutado maduro, de olor apagado y sabor dulce, o frutado verde, es decir, el aroma extraído del fruto todavía no maduro.

Las sensaciones menos agradables debido a su intensidad, pueden ser las de manzana, dulce, hierba, amargo, áspero, picante o almendrado.

Por el contrario, el catador se puede enfrentar a sabores más desapacibles, como es el caso del esparto, la tierra, rancio, salmuera o el aroma al orujo de aceituna, entre otros.

Sentidos que intervienen en la cata del Aceite de Oliva

La cata comprende un análisis sensorial, ya que intervienen el sentido del olfato y del gusto.

El sentido del olfato se relaciona con las sensaciones o aromas, se valoran según la intensidad del producto catado y se clasifican en agradables o desagradables. De esta manera, el frutado de aceituna madera, de aceituna verde, manzana o hierva verde, son aromas positivos o agradables. En el otro lado se encuentran el agrio o avinagrado, alpechín, rancio o metálico, entre otros.

El análisis gustativo, por su parte, se relaciona con el paladar. Entre los sabores buenos se encuentran el afrutado, limpio, frutas, sano, dulce o almendrado. Sin embargo, se califican como defectuosos aquellos con sabor amargo intenso, hojas secas, ácido, cuerdas, gusano o podrido.

Cómo funciona una cata de aceite de oliva

A la hora de realizar una cata de aceite de oliva, cuando es a nivel profesional, un grupo de entre 8-12 catadores analizan de forma individual distintas muestras de aceite de oliva y puntúan distintos factores para evaluar un determinado aceite de oliva.

Sin embargo, si quieres realizar un análisis sensorial de aceite de oliva, comienza por poner unos 15 ml del aceite en una copa normalizada. No olvides taparlo de forma inmediata con una lámina de vidrio para evitar perder matices en el aroma. La temperatura ideal de la copa es mantenerla a 28º C.

A continuación, gira suavemente la copa para mojar la parte interna de la copa. Haz una primera olfación breve para percibir la primera impresión. Después, realiza una segunda olfación con mayor intensidad e intenta percibir el tipo de frutado, si es verde o es maduro. O si hubiera algún defecto.

Continúa, probando en boca una pequeña cantidad de aceite. Toma aire para que el aceite impregne tus papilas gustativas (que están en tu lengua, paladar y garganta) y percibe la intensidad y tipo de aceite y sus matices.

Como ya sabéis, todos nuestros aceites de oliva son virgen extra. Os animamos a apuntaros a nuestras actividades de Oleoturismo y conocer nuestros olivares y almazara, y realizar juntos una cata de aceite de oliva donde os ayudaremos a reconocer los distintos aromas y sabores de un buen aceite de oliva virgen.

Podéis realizar vuestra inscripción aquí.